Business Intelligence (BI) es un proceso impulsado por la tecnología para analizar y presentar información. Combina el análisis de negocio, la minería de datos, visualización, herramientas e infraestructura y las mejores prácticas para ayudar a las empresas a tomar mejores decisiones basadas en la información y no en la intuición.

En la práctica, Business Intelligence abarca una amplia variedad de herramientas, aplicaciones y metodologías que permiten a las empresas tener una visión completa de la actividad empresarial, y utiliza esta información para impulsar el cambio, eliminar las ineficiencias y adaptarse rápidamente a los cambios del mercado o de la oferta.

Aunque el BI  suene a una palabra de moda, estamos ante un concepto que se ha ido desarrollando desde la década de 1960. Sin embargo, su salto definitivo surgió con la aparición de sistemas tecnológicos, que permitieron la gestión de enormes cantidades de datos. Hasta esa fecha, las decisiones empresariales debían forzosamente tomarse, o bien por intuiciones, o bien mediante datos con escaso tratamiento.

Inicialmente, estas herramientas eran utilizadas principalmente por analistas de datos y otros profesionales de TI, que realizaban análisis y producían informes con resultados de consultas para los usuarios empresariales. Sin embargo, cada vez son más los ejecutivos y trabajadores de empresas que utilizan plataformas de inteligencia empresarial, gracias en parte al desarrollo de herramientas y cuadros de mando de BI, de autoservicio y de descubrimiento de datos. Se espera que el mercado de BI experimente un crecimiento continuo, ya que las herramientas incorporan cada vez más inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (ML).

En general, el papel de la inteligencia de negocios es mejorar todas las partes de una empresa, no solo tener acceso a sus datos, sino poder utilizarlos para aumentar la rentabilidad. Los conocimientos del BI, pueden utilizarse para crear decisiones empresariales estratégicas que mejoren la productividad, aumenten los ingresos y aceleren el crecimiento.

Otros beneficios potenciales de las herramientas de inteligencia de negocios, incluyen:

  • Acelerar y mejorar la toma de decisiones.
  • Optimizar los procesos internos de negocio.
  • Aumentar la eficiencia operativa.
  • Impulsar nuevos ingresos.
  • Ganar ventaja competitiva sobre rivales comerciales.
  • Asistir a las empresas en la identificación de las tendencias del mercado.
  • Detectar los problemas empresariales que deben ser abordados.

Los datos de BI pueden incluir información histórica -alojada en un almacenes de datos-, así como nuevos datos recopilados de los sistemas de origen a medida, lo que permite que las herramientas de BI soporten los procesos de toma de decisiones tanto estratégicos como tácticos.

Business Intelligence (BI) para grandes datos

Las plataformas de BI se utilizan cada vez más como interfaces frontales para grandes sistemas de datos. El software de BI moderno, suele ofrecer backends flexibles, lo que les permite conectarse a una amplia gama de fuentes de datos. Esto, junto con interfaces de usuario simples (UI), hace que las herramientas sean adecuadas para grandes arquitecturas de datos.

Los usuarios pueden conectarse a una variedad de fuentes de datos, incluyendo sistemas Hadoop, bases de datos NoSQL, plataformas en nube y almacenes de datos más convencionales, y pueden desarrollar una vista unificada de diversos datos.

Debido a que las herramientas son típicamente bastante simples, el uso de BI como un gran frontend de datos, permite que muchos usuarios potenciales puedan involucrarse; en lugar del enfoque típico de arquitectos de datos, altamente especializados, que eran los únicos con visibilidad de esta información.

Tendencias en Business Intelligence

Además de los gerentes de BI, los equipos de inteligencia de negocios generalmente incluyen una mezcla de arquitectos, desarrolladores, analistas de negocios y profesionales de gestión de datos. Los usuarios de negocio, también se incluyen a menudo para asegurarse de que sus necesidades se resuelvan en el proceso de desarrollo de BI.

Para ayudar con esto, un número creciente de organizaciones están reemplazando el desarrollo tradicional en cascada con BI ágil y enfoques de almacenamiento de datos, que utilizan técnicas de desarrollo de software ágil para dividir los proyectos en pequeños trozos, y ofrecer nuevas funcionalidades a los analistas de negocio de forma incremental e iterativa.

Esto puede permitir a las empresas, poner en uso las funciones de BI más rápidamente y refinar o modificar los planes de desarrollo, a medida que cambian las necesidades del negocio, o que surgen nuevas necesidades y tienen prioridad sobre las anteriores.

 

¿Entonces …necesito utilizar Business Intelligence?

Cualquier empresa puede beneficiarse del uso de una herramienta de Business Intelligence (BI), pero hay señales que nos indican que su uso es imprescindible en un mundo moderno y competitivo como el actual.

  • La necesidad de integrar datos de múltiples aplicaciones empresariales o fuentes de datos.
  • Falta de visibilidad de las operaciones, eventos, noticias, finanzas y otras áreas de la compañía.
  • La necesidad de acceder a los datos relevantes del negocio de forma rápida y eficiente.
  • El aumento del volumen de usuarios que requieren y acceden a la información.
  • El rápido crecimiento de la empresa.
  • La introducción de nuevos productos.
  • Las actualizaciones continuas en el entorno de IT.

Cuando se cumplan varias de estas señales a la vez, es prácticamente seguro que una herramienta de Business Intelligence mejorará mucho la operativa del negocio, y permitirá extraer el máximo rendimiento de una herramienta tan potente.

Translate »